Atadura

Bisi

Anónimo, La Cumbre, Córdoba, década del 2000

DSC_0552

Biblioteca familiar

Encontré esta fotografía expuesta, entre multitud de libros, en forma de homenaje a quien fue la abuela de mi madre, fallecida en el 2009. Me llamó mucho la atención por dos cosas en particular. La primera de ellas es el hecho, tan cotidiano para nosotros hoy en día, de estar tomando mates. Ella nació y se crió en Armenia para venir a Argentina en su juventud. Tuvo que aprender de la cultura de un país completamente distinto del que venía, aprender el idioma le costó y lo sufrió mucho. Sin embargo en esta foto se ve cómo ella supo adoptar una simple tradición propia de Argentina y adoptarla como propia de su identidad. Y la segunda, posiblemente punctum,  tiene que ver con la expresión que me transmitió su lenguaje corporal. Desde los puños y los labios cerrados con fuerza, hasta su mirada determinante. Me genera una sensación de contención, palabras no expresadas. No tuvo muchas posibilidades en su vida, su matrimonio fue elegido por sus padres. Su mirada me hace pensar en una mujer enfocada en el deber, obediente a lo que se le fue impuesto.

En cuanto a la intervención, pienso coser los labios y puños, enfatizando la atadura cultual que sufrió siendo mujer dentro de una sociedad y tiempo machista. A pesar de haber sido contenida, nunca dejó de luchar ni de disfrutar de su vida. De sentarse a tomar mates y charlar con su familia, dando gracias a Dios por las bendiciones que tuvo.

 

Bisi Intervenida.jpg

Al intervenir la fotografía me recorre un sentimiento de dolor en su mirada. Sus ojos caídos y concentrados. No creo que el punctum haya cambiado, sino que lo que ya me había transmitido se reforzó. Sin embargo veo más tensión en esta última versión de la imagen, sobretodo en el rostro, por aquellas palabra, como mencionaba antes, que no llegaron a ser pronunciadas., tantos deseos que quedaron en el sueño.

El sonido de las olas chocando contra la orilla siempre me generó un contraste armonioso entre lo pacífico que tiene el mar con el caos en el que éste convive. Esto es un poco lo que veo en mi bisabuela, una mujer que supo encontrar paz en medio del dolor y la lucha que fue su vida.

Acerca de

Lilén, 20 años. Llevo una gran curiosidad por saber cómo se hacen las cosas. El cine esconde muchos secretos y está lleno de detalles que muchas veces se nos escapan. Me fascina pensar que tantas disciplinas, a veces tan distintas, se combinen para llevar a cabo un mismo proyecto.